Aceites para Diésel o Gasolina

Aceites para diésel o gasolina, seguro que te has preguntado alguna vez si son o no iguales

Elegir el lubricante correcto es muy importante, sobre todo en los motores actuales, que incorporan tecnologías y sistemas cada vez más sofisticados. El caso es que, hoy en día, la inmensa mayoría de los aceites de motor para turismos y vehículos comerciales ligeros se pueden utilizar tanto en motores de gasolina como en motores diésel.

Sin embargo, no siempre ha sido exactamente así. Esa es la razón por la que puedes haber oído hablar alguna vez de aceites para coches diésel o gasolina.

Hasta hace unos años, existían en el mercado gamas de productos específicas de aceites para motores de gasolina o motores diésel. Sin embargo, desde la introducción en 2004 de las nuevas especificaciones ACEA C para los nuevos vehículos, fundamentalmente con sistemas de postratamiento, no existe esa diferenciación para los motores actuales porque ya no la requieren.

Entonces, ¿por qué existían distintas gamas de producto? Pues por dos razones principales: el grado SAE de viscosidad y los aditivos

En cuanto a la viscosidad, por norma general los fabricantes de motores diésel recomendaban lubricantes con un grado SAE ligeramente mayor que los aceites de gasolina. Además, los diseños y motores más antiguos requerían productos más viscosos porque las tolerancias y espacios entre las piezas del motor eran mayores que en los motores actuales.

Por otro lado, los lubricantes específicos para motores diésel, como es el caso de los aceites para vehículos pesados, precisan una mayor aditivación de productos detergentes alcalinos que los aceites específicos para motores de gasolina. Gracias a esos aditivos, se neutralizan los ácidos y se evita la formación de depósitos, que ya te hemos contado que es un peligro para el motor. De hecho, los propulsores diésel generan una mayor cantidad de subproductos de la combustión y hollín que el lubricante debe gestionar correctamente.

Productos Relacionados